Día Mundial del Turismo.

El Día Mundial del Turismo se creó para resaltar la importancia de esta actividad en la economías emergentes y en desarrollo, porque permite a los habitantes de las zonas turísticas generan fuentes de ingreso y mejorar su calidad de vida.

Nuestro país se caracteriza por su diversidad, siendo un territorio pequeño pero tiene una riqueza natural infinita que atrae a público de todas partes del mundo. Es nuestro deber como ecuatorianos velar por la conservación de todos los lugares turísticos de nuestro país.

Día de la Bandera Nacional del Ecuador.

El Congreso Nacional en 1955 decretó  el 26 de septiembre como Día de la Bandera Nacional del Ecuador. Este es una fecha cívica que se conmemora en todos los establecimientos educativos con el solemne acto del Juramento a la Bandera para los estudiantes que están en su último año de colegio.

La Bandera es una de los tres símbolos patrios que representan nuestra identidad como ecuatorianos ¡Que viva la Bandera Nacional del Ecuador!

Día Internacional de la Paz

El 21 de septiembre de cada año se celebra el Día internacional de la Paz para fortalecer todo los ideales de paz entre todos los pueblos y naciones.

Este año la ONU ha decidido que el lema sea: «Los Objetivos de Desarrollo Sostenible: elementos constitutivos de la paz», los 193 Estados Miembros de las Naciones Unidas aprobaron por unanimidad los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible en una cumbre histórica de líderes mundiales celebrada en Nueva York en septiembre de 2015. La nueva y ambiciosa Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible pide a todos los países que empiecen a trabajar para lograr estos Objetivos en los próximos 15 años. Su finalidad es eliminar la pobreza, proteger el planeta y garantizar la prosperidad para todas las personas.

Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono

Desde 1994, cada 16 de septiembre se conmemora el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono. Este día es dedicado a resaltar la importancia de la capa de ozono para la vida de los seres humanos y fomentar las acciones para su cuidado.

La eliminación de los usos controlados de sustancias que agotan el ozono y las reducciones conexas no solo han ayudado a proteger la capa de ozono para la generación actual y las venideras, sino que también han contribuido enormemente a las iniciativas mundiales dirigidas a hacer frente al cambio climático; asimismo, han protegido la salud humana y los ecosistemas reduciendo la radiación ultravioleta dañina que llega a la Tierra