CONTROLES AMBIENTALES EN AEROPUERTO SEYMOUR DAN RESULTADOS

Persona que intentó sacar langostas de galápagos fue sentenciado a dos años de prisión.

foto langostas

Durante un operativo se detectó a un ecuatoriano que llevaba langostas durante una fecha en la que se encontraba en veda. Foto: DPNG

 

El aeropuerto Seymour de la isla Baltra es el que mayor concurrencia de viajeros posee en la provincia de Galápagos, en el año 2015 el 75% de pasajeros pasaron  por la terminal ecológica.

ECOGAL, junto con instituciones como la Agencia de Regulación y Control de la Bioseguridad y Cuarentena para Galápagos, Policía Nacional y Dirección del Parque Nacional Galápagos, ejecutan planes de control en la terminal aérea para precautelar los frágiles ecosistemas insulares.

Como resultado de estos controles el lunes 25 de enero se detectó a un ciudadano de nacionalidad ecuatoriana que pretendía enviar langostas hacia el Ecuador continental, este crustáceo está en veda desde el 10 de enero, por ello esta prohibida su captura y consumo, autoridades ambientales permitieron su comercialización hasta el 17 de enero.

Al ser descubierto, la Dirección del Parque Nacional Galápagos, inició un proceso legal que terminó en una sentencia en defensa de los derechos de la naturaleza y el Patrimonio Natural del Estado, por el delito en contra de la flora y fauna silvestre estipulado en el artículo 247 del Código Orgánico Integral Penal.

Milton Bohórquez, juez de la Unidad Multicompetente del cantón Santa Cruz sentenció al ciudadano de nacionalidad ecuatoriana, Carlos Guillermo Iturbide Arias, a dos años de prisión y a una multa de tres Salarios Básicos Unificados.

La última temporada de captura de langostas inició el 5 de octubre de 2015 y terminó el 10 de enero y es de exclusividad de los pescadores artesanales de Galápagos.

foto decomisos

Arena, corales, conchas o piedras de Galápagos también han sido detenidos en los puntos de control. Foto: DPNG

Pensamos verde, 

Construimos futuro.

Tortugas gigantes regresan a la vida silvestre luego de 51 años.

Cinco tortugas macho fueron llevadas a su hábitat natural, en el sector conocido como Cerro Gallina, ubicado en el oeste de la isla Santa Cruz, luego de haber permanecido en el Centro de Crianza “Fausto Llerena” por 51 años. Estas tortugas llegaron al Centro de Crianza cuando fue creado en 1965 donde se rescataron algunas especies que eran criadas como mascotas.

Las tortugas permanecieron cinco décadas en el Centro de Crianza porque no se conocía su procedencia y no podían ser utilizadas en los programas de reproducción, pero estas tortugas sirvieron para la implementación y mejora del manejo de tortugas terrestres en cautiverio que ha logrado albergar 1200 tortugas que serán reinsertadas a su hábitat natural próximamente.

El grupo de quelonios que fue trasladado estaba conformado por las tortugas número 22, 27, 33, 56 y 58 de la especie Chelonoidis porteri, todos son machos adultos que oscilan entre los 70 y más de 100 años. Debido al peso de los individuos 350 libras (27 y 33), 450 lb (22), 560 lb (56) y 600 lb (58) el operativo requirió cuatro viajes del helicóptero para la reinserción de las cinco tortugas, dos de la cuales serán monitoreadas durante los próximos 10 años con dispositivos de radiotelemetría que fueron colocados en sus carapachos, esto permitirá evaluar el éxito de su reinserción a su área de vida y sus desplazamientos.

Durante las primeras horas en su nuevo hábitat las tortugas se alimentaron y desplazaron de forma natural, reactivando sus instintos silvestres.

tortugas 51

Fuente: Dirección del Parque Nacional Galápagos.

Foto: Dirección del Parque Nacional Galápagos.

MÁS ENERGÍA LIMPIA PARA AEROPUERTO ECOLÓGICO DE GALÁPAGOS

El Gobierno de Ecuador, junto con la cooperación internacional, impulsa nueva Planta Fotovoltaica en Galápagos

Una nueva Planta Fotovoltaica se edifica en Baltra frente a la terminal de pasajeros del Aeropuerto Seymour.  Es el quinto proyecto de energía renovable en Galápagos y empezaría a funcionar en marzo.

Esta planta Fotovoltaica cuenta con 252 paneles solares que al año tienen la capacidad de producir 111 MWh de electricidad, evitando así, el consumo de 7800 galones de combustible y la consecuente emisión de 73 toneladas de CO2 a la atmosfera cada año.

Paralelamente se construye un sistema de almacenamiento de energía y, al igual que la planta, está siendo impulsado por el Gobierno del Ecuador con cooperación internacional.

socializacion planta fotovoltaica

Japón realizó la donación de 860 millones de yenes, que representan 8 millones de dólares, para este proyecto.

Este nuevo proyecto de energía renovable, junto a los paneles propios del  Aeropuerto Ecológico de Galápagos y el Parque Eólico, aportan a la generación de energía más limpia para las Islas.

A través de la mayor cantidad de producción de esta clase energía se beneficia al proceso de reducción de Huella de Carbono por el que está atravesando el Aeropuerto Ecológico de Galápagos.

Mientras más energía limpia utilice la terminal aérea, más se aporta a la eliminación de dióxido de carbono (GEI), diferenciándonos así, de terminales y edificaciones no amigables con el Medio Ambiente.

aeropuerto en baja

La generación de energía eléctrica con paneles solares es silenciosa, no produce contaminación acústica.

Pensamos verde,

Construimos futuro.